En apenas un mes se violaron sexualmente a 464 menores en el país

Camila, la niña de 4 años que el último domingo apareció sin vida en un cerro de Independencia, había sido ultrajada antes de morir a golpes, confirmaron los médicos forenses del Ministerio Público. El sospechoso de este terrible crimen es un adolescente de 15 años. Su captura, dijo ayer el ministro del Interior,Carlos Morán, es “cuestión de horas”.

En el 2019, los centros de emergencia mujer (CEM) –del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP)– atendieron en todo el país a 5.140 menores víctimas de violación sexual. Esa cifra es el 65% de todas las violaciones cometidas ese año. Son los niños, las niñas y los adolescentes las principales víctimas de los pervertidos.

Los violadores no se detuvieron este año. Solo en los primeros 31 días del 2020, el MIMP atendió a 464 menores que quedaron marcados por los instintos sexuales de estos peligrosos sujetos. Si a estos dolorosos números les aplicamos las matemáticas, resulta que en el Perú un niño es violado cada dos horas. Mientras usted lee este texto, es posible que otra desgracia esté ocurriendo.

No todas estas vejaciones las perpetró un adulto a quien la ley penal peruana podría condenar a pasar el resto de sus días en una prisión. Los casos de adolescentes que violaron a otros menores son cada día más frecuentes. El de la pequeña Camila es uno de esos casos.

Los diez centros juveniles del país, antes administrados por el Poder Judicial y hoy a cargo del Ministerio de Justicia, albergan a 2.103 adolescentes que cometieron infracciones a la ley penal. La mayoría –un total de 1.003– están internados por robo agravado. La segunda razón por la que menores de edad terminan dentro de estos centros es la violación sexual.

Hasta enero de este año, en estos establecimientos los infractores internados por violación sexual de menores de edad sumaban 249 y otros 199 cumplían medida socioeducativa de internamiento por violación sexual de mayores de 18 años.

El total de adolescentes internados por violación (448) es muchísimo mayor que por homicidio simple (50), homicidio calificado (106), feminicidio (9), parricidio (11) y sicariato (7). Ni sumando todos estos casos se supera la cantidad de ingresos por violación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *