Moquegua sin LINEA.

En un galpón a pocos metros del grifo Maresa, ubicamos un garaje de la empresa norteña LINEA en cuyo interior habían estacionados 8 minibuses de la indicada empresa que contrato por 3 años con la empresa Anglo American Quellaveco por 150’000,000 de soles para transportar a través de buses y minibuses a los trabajadores que vienen preparando la mina.
El problema es que con esta medida muchos empresarios moqueguanos estarían siendo desplazados y quedarían sin trabajo y con maquinaria sin uso, y sin poder asumir los compromisos de pago con la banca privada.
De esta manera no se estaría cumpliendo con el acuerdo 25 de la mesa de dialogo que la empresa minera firmo con la sociedad civil y autoridades de Moquegua.
Así, no habría el movimiento económico del que tanto se habló a favor de la tierra de las paltas. Lo que si va a ver es el impacto ambiental que no va a ser aminorado ni siquiera con trabajo para empresas y habitantes de la región del Cobre.

Califica esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *